Este libro que acaba de publicarme la Editorial Ataraxia es mi manera de decirle adiós al hombre triste que fui. Esta publicación es un ritual, una despedida metafórica, si se quiere. Por años me apretujaba el alma la ansiedad de suicidarme, pero como no pude o no quise hacerlo de manera física, quise que fuera de manera simbólica, al menos.

Poemas últimos no es una antología definitiva, no podría serlo. Es una antología más de mis poemas, con un valor agregado: la mayoría de los poemas que recoge (escritos entre 2010 y 2020) no está en Internet ni en antologías digitales. Esto significa que, para responder a la preocupación de mis pocos amigos, sí seguiré escribiendo poesía, pero no como Albeiro Montoya Guiral, el pesimista, sino como Albeiro Guiral, quien adopta el apellido materno como su apellido único, en homenaje a su madre (e incluso al mismo padre amado, aunque suene paradójico) y a todas la mujeres vivas o muertas por quienes vive, por quienes sigue viviendo. Seguiré escribiendo, sí, porque ahora soy otro que quisiera deconstruirse, volver a nacer, acabar con su masculinidad, en lo posible, o tejer una nueva.

Seguiré escribiendo como un animal nuevo.

Este libro no busca lectores, busca amigos. Si quieres adquirirlo desde cualquier lugar de Colombia, aquí puedes hacerlo: compra Poemas últimos. O escribiendo al siguiente WhatsApp.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s